Redacción Guayaquil
El horror llega a su máxima expresión. Un joven de 21 años identificado como Yasmani Valle Delgado, murió durante un atentado con dinamita en Bastión Popular, norte de Guayaquil.

Los agentes de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida (Dinased) y de Criminalística, trabajaban en el esclarecimiento del vi suceso y buscaban también la forma de conseguir la identidad de la víctima, que fue llevada al Laboratorio de Ciencias Forenses.

El crimen ocurrió este madrugada en el bloque 2 de Bastión Popular, en el noroeste de Guayaquil. Los testigos, a la víctima la habrían bajado de un automóvil, para dejarla sobre un parterre.

El padre de la víctima escuchó la explosión y pensó que se trataba de un tanque de gas. Después se enteró de que era su hijo. Ahora, recoge los restos de cráneo que quedaron en la calzada, paredes y otras estructuras alrededor.

Fuentes policiales revelaron que se indaga la posibilidad de que la decapitación fuera ejecutada con un artefacto explosivo.

Los investigadores recorren sectores cercanos en búsqueda de cámaras de videovigilancia que pudieran haber captado el suceso o al vehículo en el que se movilizaban los criminales. (I)

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.