Redacción Quito
Los discursos románticos del correísmo apegados al socialismo del siglo 21, no cambiaron el panorama y el Tratado de Libre Comercio (TLC) con China, pasó el filtro del Legislativo.

La iniciativa acordada durante el gobierno de Guillermo Lasso, fue aprobada hoy, miércoles 7 de febrero del 2024, con 76 votos afirmativos.

Jonathan Parra, legislador de ADN, fue el encargado de mocionar que la Asamblea ratifique el acuerdo negociado por Lasso. Después de ser aprobado, el mismo legislador solicitó la reconsideración de la votación, pero no pasó.

Con eso, la decisión quedó en firme y ahora el Gobierno deberá trabajar con China para la implementación.

Henry Llánwz, asambleísta de oposición, señaló que la negociación se hizo de forma técnica. Agregó que, en caso de aprobarse, afectaría a los pequeños productores.

Antecedentes
El pasado 11 de enero, el Legislativo no logró una respuesta y la sesión fue suspendida hasta ser retomada este día.

Henry Kronfle, presidente de la Asamblea, la ministra de Producción, Sonsoles García y exministros de Producción y Comercio Exterior, se pronunciaron a favor de la ratificación del acuerdo comercial.

García dijo que el acuerdo fue negociado de forma técnica y no significa una medida del Gobierno sino una política para el Estado. “820 exclusiones se negociaron para proteger a la industria nacional”, mencionó.

Julio José Prado, exministro de Comercio de Lasso, dijo que China es el principal importador de alimentos en el mundo. Esto abre una posibilidad importante para la industria del país.

Mencionó que, en los últimos 10 años, el camarón pasó de las exportaciones por 60 millones a los 4.000 millones de dólares. Este es uno de los productos que se verían beneficiados por el no cobro e aranceles.

En caso de ser aprobado, producto como el atún la sardina y el plátano no pagarían arancel de forma inmediata, una vez que entre en vigencia el acuerdo. Otros como el cacao y las flores se beneficiarían en cinco años.

Escenarios
García mencionó que, en caso de que el acuerdo se ratifique, el siguiente paso es reunirse con China para la implementación. Una vez que ocurra eso entraría en vigencia el TLC.

Sin embargo, en caso de que no existan los 70 votos en el Pleno y no se ratifique, el Gobierno considera que será una señal negativa al mundo, teniendo en cuenta que hay otros acuerdos que también esperan la ratificación. Entre ellos con Costa Rica y Corea.(I)

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.