Redacción Quito
El Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de la Libertad (SNAI) no está en condiciones para controlar las cárceles del país. Los ejemplos están a la vista y generan preocupación al Gobierno, por la criminalidad que se genera en los reclusorios.

El bloque de seguridad intervino en la cárcel de El inca, al norte de Quito ante las denuncias filtradas.

Los policías y militares ingresaron en horas de la madrugada. Buscaron en el piso, paredes y baños y encontraron celulares en los calcetines y papel aluminio.

También decomisaron cuchillos, fierros y sobres de droga. Al mediodía de este viernes 16 de febrero de 2024, los uniformados calculaban que habían intervenido la mitad del centro penitenciario y prevén permanecer cinco días.

Para los militares, la información que hay en los teléfonos celulares es de mucha importancia para conocer las operaciones de los presos con delincuentes en las calles.

La carcel de Tulcán, la capital del Carchi, también fue intervenida. Allí hay 805 detenidos. Según información preliminar, allí se encontró otro grupo de teléfonos, droga encaletada, dinero en efectivo y otros objetos prohibidos.

Los operativos se extendieron a otras cárceles que no han sido intervenidas desde el inicio del estado de excepción. El objetivo del Gobierno es recuperar el control en los 37 centros de detención del país.

Sin embargo, es claro que en cárceles cuyo control les fue devuelto al SNAI, las irregularidades brotaron. (I)

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.