Redacción Guayaquil 

Desde hace 53 años el río Guayas no ha sido dragado. Hoy, la Prefectura provincial tiene delineados los alrededores donde se ejecutará la obra esperada. 

El punto principal será el islote El Palmar, sitio donde los bancos de arena y otros sedimento son notorios. Incluso, la anidación de aves pone en riesgo las operaciones aeroportuarias de Guayaquil. 

El Gobierno seccional ya hizo público un concurso de ofertas para consignar el proyecto a la mejor propuesta. La entidad revisa 53 cartas de oferentes. 

Durante un recorrido que partió desde el Malecón de Durán, se pudo observar la magnitud de arena que se encuentra asentada en el río, lo que produce inundaciones, pone en riesgo la agricultura y ganadería y al mismo tiempo, la soberanía alimentaria.

La Prefectura del Guasyas determinó que los  bancos de arena son “un monumento a la indiferencia” que se terminará en pocos meses cuando se inicie el retiro de los sedimentos. 

El dragado tiene como objetivo prevenir inundaciones en zonas bajas de la Cuenca Baja del Guayas y los ríos  Daule, Durán, Samborondón y Guayaquil, evitar la pérdida de cultivos y animales para garantizar la soberanía alimentaria y recuperar su navegabilidad, representando así un beneficio para 5 provincias: Guayas, Los Ríos, Chimborazo, Azuay y Cañar.

La obra contempla un presupuesto referencial de $46 millones que serán pagados con recursos propios con un ahorro de $44 millones en comparación al contrato anterior. Se extraerá 6 millones m3 de sedimento en 480 hectáreas alrededor del islote El Palmar, 2 millones de metros cúbicos más que el proceso del 2018 y a menor costo. Los sedimentos se depositarán de forma sostenible en cuatro áreas estratégicas que ya cuentan con la licencia ambiental.

El proyecto se realizará en tres etapas. La primera etapa que es el llamamiento a las empresas interesadas tendrá una duración de 90 días y los interesados ya tienen a su disposición en la página web institucional los requisitos de participación. La segunda etapa comprende la convocatoria a la licitación pública internacional en la que se analizarán las mejores ofertas según las propuestas técnicas y económicas presentadas para la ejecución de esta obra. El plazo de desarrollo de esta fase es de aproximadamente 120 días. 

Una vez firmado el contrato inicia la tercera etapa que es la ejecución del proyecto, esta fase tendrá un plazo de 900 días, contados a partir de la suscripción del contrato. (I). 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.