Redacción Guayaquil
Gustavo Freire, uno de los dirigentes más antiguos de Unidad Popular y la UNE del Guayas, expresó su solidaridad a los maestros que están en huelga de hambre en la Plaza de San Francisco, en pleno centro del Puerto Principal.

La acción de los educadores concitó el interés de los pocos turistas extranjeros que visitan la ciudad. Varios de de ellos interesados en saber que significan las carpas y las personas acostadas en las colchonetas, se sorprendieron por el tratamiento gubernamental que reciben los profesores en el Ecuador. “No se puede tratar así a quienes educan a los jóvenes”, dijo entredientes el extranjero de rostro cansado por el calor de Guayaquil.

De ahí que Freire pasa agua a los huelguistas que yacen recostados sobre los colchones y recibiendo un poco de viento con ventiladores de fabricación china.

María Eugenia Rodríguez, presidenta de la UNE de Guayaquil, forma parte de los huelguistas. Ella dice que la medida de hecho terminará sólo cuando se respete la equiparación salarial contemplada en la LOEI.

A un costado de la huelga, Alonso López, expresidente de UNE y actual director de UP, comenta que el Ecuador vive momentos difíciles con un Gobierno que no genera bienestar a los ciudadanos más pobres de este país. “Este es un ejemplo más claro de lo que existe en el país”, señaló.

En la huelga anterior, algunos maestros debieron ser llevados a casas de salud porque la falta de alimentos los afectó.

Este es el segundo día de una huelga de que no tiene fecha de terminación y que su final dependerá de la buena voluntad del Régimen. (I)

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.